English / Español

logo Artículos

Artículos de Víctor Sánchez

 

Los Chamanes del Mundo Real

 

Los Toltecas Sobrevivientes

 

Nuevo: Oráculos Más Allá del Mito

 

Mitos y Verdades acerca del Calendario Maya

 

Contrabando Espiritual

 

 

Oráculos más allá del mito

 

¿Qué es realmente un oráculo?

 

Después de la publicación de mi libro The Toltec Oracle y también a partir del lanzamiento de su versión en línea, me han preguntado si un oráculo puede ser algo real o si se trata sólo de un truco para mentes crédulas. Creo que es una buena pregunta que merece ser reflexionada.


A menos que seas fanático del esoterismo , puede ser que la palabra " oráculo " te haga pensar en una supuesta herramienta de adivinación , o incluso como un engaño. También es posible que no sepas lo que es un oráculo, pero lo más probable es que la palabra "oráculo" no te transmita la idea de algo serio o real.

 

Digo esto porque yo tenía una idea similar sobre este tema.

 

Nunca he sido muy proclive a los temas esotéricos, porque siempre he preferido lo que puedo probar y experimentar por mí mismo, en lugar de aquellas ideas que dependen de la fe o de algún tipo de creencia.


Sin embargo, los oráculos han sido parte de las tradiciones espirituales de la humanidad, desde el famoso  Oráculo de Delfos en la antigua Grecia, hasta el Oráculo Tolteca de Teotihuacán o los oráculos que siguen existiendo entre los pueblos indígenas de África, Asia y el resto del mundo.

 

¿Pero que realmente es un oráculo? ¿Puede un oráculo proporcionar algún beneficio real para las personas no creyentes o incluso escépticas? ¿Es necesario ser un "creyente" para poder consultar un oráculo y obtener de ello algo valioso?

 

Consideremos primero que la palabra Oráculo tiene varios significados, dependiendo del contexto. En general se entiende como algo o alguien a quien se consulta respecto a asuntos importantes de nuestra vida. Puede ser un libro, un espacio físico, un objeto o una persona que conecta las preguntas al oráculo con algún tipo de divinidad o fuente de conocimiento profundo y proporciona respuestas a esas preguntas.


En su expresión más superficial, se suele pensar en los oráculos como una forma de predecir el futuro. Sin embargo, un enfoque más serio y realista, nos revelaría que un oráculo auténtico  no opera a partir de la predicción de eventos futuros, sino a través de ayudar a quien lo consulta a mirar el pasado y el presente de su vida de una manera más clara. Esta percepción más clara puede ayudarnos a comprender –y a partir de esa comprensión- anticipar y modificar el curso de los acontecimientos de nuestra vida. Su propósito es moldear deliberada y responsablemente nuestro presente y futuro. Un buen oráculo, nos debe encontrar significado y dirección para nuestra vida.

 

Como el escéptico que he sido toda mi vida, puedo decirte con absoluta confianza que si existen oráculos auténticos para personas de criterio exigente interesadas en su desarrollo interno.

 

Y sí, también es cierto que hay oráculos falsos y superficiales dirigidos a los ingenuos que sueñan con encontrar a alguien que pueda predecirles el futuro. La motivación detrás de esa expectativa es la fantasía de poder escapar del hecho de que hemos venido a la vida a tomar decisiones en medio del misterio. Y no; no podemos escapar de esa realidad, que en realidad no es algo malo, sino que nos parece amenazante por nuestra poco saludable relación con el misterio.

 

Los falsos oráculos falsos parecen propicios para las preguntas superficiales y poco relevantes y  proporcionan respuestas superficiales e ineficaces. No estamos interesados ​​en eso.

 

En sentido inverso, un oráculo auténtico no pretende adivinar el futuro, sino que es una herramienta de auto-conocimiento sustentada en conocimientos ancestrales y que en la práctica funciona como un espejo del alma. Ese espejo nos ayuda a examinar los temas significativos de nuestra vida desde una perspectiva más amplia y más profunda, más allá de las limitaciones de nuestra mente, tan a menudo dominada por las obsesiones de nuestro  ego.

 

Otra forma de describir a un oráculo real es como un espacio sagrado en el que podemos reflexionar y mirarnos a nosotros mismos y nuestra vida desde la perspectiva de una la sabiduría antigua desarrollado durante miles de años, pero que permanece viva a causa de la fuerza y ​​la consistencia sobre la que se ha construido.

 

El Oráculo Tolteca es uno de esos oráculos auténticos, construido sobre la base de los profundos principios espirituales y psicológicos para la evolución del alma humana, descubiertos y desarrollados por los antiguos toltecas y mayas.

 

Su versión moderna surge de mi propia investigación sobre los más importantes principios filosóficos y psicológicos de los Tlamatinime (hombres y mujeres de conocimiento entre los toltecas ) para el desarrollo del alma y sobre los principios de funcionamiento del universo que más influyen en nuestra vida cotidiana. 
El pensamiento espiritual de los sabios toltecas no intentaba predecir el futuro, sino que se centraba en reconocer, integrar  y abrazar el misterio de la vida. Su motivación era aprender a navegar ese misterio de la forma más eficiente y alegre.

 

Como herramienta para el desarrollo personal, el Oráculo Tolteca es muy práctico. Aun cuando sus raíces surgen de una filosofía y la espiritualidad profundas  está completamente enfocado en lo que podemos hacer a través de acciones concretas en nuestra vida real. Es por eso que va al responder a las preguntas que le hacemos, no sólo nos entrega conceptos filosóficos y poéticos propicios para la reflexión, sino que también nos sugiere acciones prácticas para convertir el conocimiento tolteca en algo real y vivo a través de nuestra propia experiencia. 

 

Adicionalmente, el Oráculo Tolteca puede ser estudiado como libro de texto para conocer la filosofía de estos pueblos antiguos de Mesoamérica y su dimensión espiritual.

 

Te invito a probar por ti mismo el Oráculo Tolteca, ya sea en su versión impresa, o a través de su versión en línea.

 

Si estás interesado en tu desarrollo humano y espiritual, te sentirás como en casa de la mano de los conocimientos de los antiguos sabios de Teotihuacán y Tula.

 

Si tu actitud es escéptica, mejor aún; pienso que te sorprenderás al encontrar algo verdadero y útil en el Oráculo Tolteca, que te revelará que la riqueza y la belleza de los conceptos espirituales toltecas hecho pueden traer algo fresco y vigorizante en tu vida.

 

¿Por qué no darte la oportunidad?

 

 Victor Sanchez

______________________________________

 

Para la versión impresa, esta liga sigue el sigueinte vínculo:

 

http://toltecas.com/libros.php

 

Para una consulta en línea, puedes visitar la página del Oráculo Tolteca en Línea:

 

(traducción al español en proceso, consulta los avances)

 

http://http://oracle.toltecas.com/es/

 

http://oracle.toltecas.com/es/preguntas-frecuentes

 

 

Los Chamanes del Mundo Real

 

Por Víctor Sánchez

 

Nota: Este artículo ha sido publicado con un título diferente en la revista Magical Blend, número 69 (primer trimestre de 2000)

 

Durante los últimos veinte años, el chamanismo ha pasado de ser un tema importante para los antropólogos que participan en la investigación cultural, para convertirse en un tema atractivo para los no especialistas interesados en la sanación y crecimiento espiritual.

 

Dado que la palabra "chamanismo" ha trascendido su origen en los pueblos indígenas de Siberia y se utiliza de modo generalizado por los miembros de las sociedades urbanas modernas, es conveniente explicar brevemente la forma en que debmos entender esa palabra y la forma en que yo la utilizo en el contexto de mi trabajo.

 

Desde una perspectiva superficial, chamán es la persona que tiene el conocimiento y el poder para hacer frente a las fuerzas sobrenaturales, la mayoría de las veces con el fin de sanar. Esas fuerzas sobrenaturales podría ser espíritus, dioses, entidades, energías, o incluso Dios.

 

En un principio, nuestro interés por el chamanismo tenía que ver con la fantasía de conocer a un "chamán real" para ser sanado o bendecido por sus poderes sobrenaturales. Con el paso de los años, nuestro interés en el chamanismo ha cambiado: ahora queremos ser los chamanes para curar a otros y sanar el mundo. Libros, talleres y seminarios sobre el chamanismo, dirigidos a ese objetivo, se ofrecen ampliamente en todo el mundo. Muchas personas están leyendo los libros y asisten a talleres con la fantasía de convertirse chamanes, obtener poderes y solucionar así la eterna necesidad de dejar de ser "nadie" y, finalmente, convertirse en "alguien". Esta búsqueda es otro ejemplo de la clase de cosas que estamos dispuestos a hacer debido a la falta de sentido en nuestras vidas.

 

Es interesante notar que para el hombre moderno, la idea del chamanismo se relaciona con la idea de poder. Poder para sanar, poder para cambiar los acontecimientos de la vida, poder para atraer la lluvia, la buena fortuna, etc

 

Mi experiencia entre los pueblos indígenas de México, a los que llamo "los toltecas sobrevivientes", me ha mostrado una perspectiva muy diferente. El chamanismo se relaciona con la idea de servicio, más ue con la idea del poder. Los chamanes de carne y hueso que he conocido son reconocidos por su compromiso al servicio de sus comunidades como su principal característica. Lo que los hace extraordinarios, no es la grandeza de su poder, sino su enorme vocación de servir a los demás sin pedir recompensas. Ellos no cobran por su trabajo. En lugar de tener ingresos como resultado de sus actividades como chamanes, son los más pobres entre los pobres, porque además de trabajar tan duro como los demás para ganarse la vida como campesinos, invierten una gran cantidad de tiempo y energía trabajando en el servicio de su las comunidades.

 

Debido a que he sido testigo de su extrema generosidad y nobleza de espíritu, he sido siempre renuente frente a la forma superficial con que la palabra chamán se utiliza en nuestro mundo moderno, donde subre-simplificación superficial parece ser la regla. Hoy en día, casi cualquiera que haya leído un poco sobre el conocimiento indígena o participado en talleres sobre el chamanismo, se siente tentado a presentarse él mismo como un "chamán" con el fin de vender una imagen que puede ser admirada por los demás.

 

En mi trabajo, dando conferencias y seminarios a líderes alrededor del mundo durante tanto tiempo, muchas personas, en las organizaciones deonde me invitan a impartir talleres, o bien durante entrevistas con los medios de comunicación, tratan consantemente de "vestirme", con el título de "chamán". Nunca he aceptado eso, porque conozco a los chamanes verdaderos y su ofrenda de toda una vida de servicio para reflejar al espíritu, sin rastro alguno de importancia personal en lo que hacen. Debido a eso, yo nunca me atrevería a ponerme en el mismo nivel de aquellos hombres y mujeres de pies descalzos. Soy consciente de que al renunciar a presentarme como chamán, mi público no será tan grande, porque no estoy dispuesto a participar en el baile de máscaras, fingiendo ser un chamán o un "nagual" para que otros me admiren. En mi opinión, la mayoría de las veces lo que está detrás de la necesidad compulsiva de usar los títulos es la importancia personal y los intereses comerciales.

 

La compulsión de presentarse uno mismo como "el elegido" delante de los demás ha hecho mucho daño, tanto para esos que se presentan como "iluminados" como para sus seguidores. Sé que esos títulos son convenientes para la comercialización y aumentar las ganancias económicas, pero para mí, la libertad tiene un valor más preciado.

 

Al final, todos moriremos del modo que corresponde a la forma en que vivimos. La muerte no se deja impresionar por nuestros títulos. Los chamanes en el mundo real, no son aquellos que se enriquecen tomando el dinero de sus "aprendices". Por el contrario, por lo general suelen ser más pobres que los habitantes de su comunidad, porque tienen el doble de trabajo: el del campesino que se gana la vida trabajando la tierra y el del chamán-sanador, que no tiene un sueldo del que pueda depender para vivir. Por lo tanto, sus propias necesidades materiales ocupan un lugar secundario, en relación con su tarea sagrada.

 

Por supuesto, los chamanes de la vida real no son como los perfectos maestros indígenas de los libros. En tiempos difíciles sus cuerpos sangran, sus corazones sufren, sus hijos se enferman y sus almas lloran. Pero la mayor parte del tiempo estan serenos y rien con facilidad. Los chamanes indígenas en el mundo real se enfrentan a la violencia de una época en que todo su mundo está siendo devorado por la codicia sin límites del hombre blanco. Y ellos resisten. Ellos están luchando para sobrevivir y mantener vivo el tesoro de su tradición espiritual. No sólo para ellos, ni siquiera sólo para sus hijos, sino para el mundo entero. Tú y yo incluidos. Lo que los hace tan valiosos para la humanidad es que ellos realizan el milagro de elevarse a sí mismos y a su pueblo, desde entre las dificultades de la miseria y la soledad existencial en el que vivimos, hasta llegar a ser uno con la fuerza más extraordinaria del universo: la fuerza innombrable; el Gran Espíritu. Y lo más extraordinario es que ellos alcanzan ese milagro de recuperar la unidad perdida, al mismo tiempo que están luchando por sobrevivir a condiciones de pobreza extrema.

 

Son seres humanos, al igual que tú y yo. Se enfrentan cada día y luchan con el mundo material, al igual que tú y yo. Sin embargo, son capaces de elevarse desde el dolor y la confusión del mundo material, para alcanzar el Espíritu, y ser uno con Dios.

 

Y la gran noticia es que lo que ellos hacen, lo podemos hacer también nosotros. Ellos nos están mostrando el camino, pero es nuestra responsabilidad el realizar el milagro por nosotros mismos en nuestra propia vida. Mi experiencia con el chamanismo me ha demostrado que la tarea del chamán tiene poco que ver con el logro de metas individuales. Los chamanes no están haciendo lo que hacen simplemente como un asunto personal. Ellos están participando, junto con su comunidad, en la tarea de recordar y mantener vivo el medio para retornar al Espíritu y vivir en armonía con él.

 

Al conjunto de procedimientos y prácticas eficientes que usan para alcanzar las esferas del Espíritu se le llama "tradición", lo que no significa un cuerpo de creencias, sino un cuerpo de prácticas. Estas prácticas son tan eficaces para llevar a la gente al otro lado de su propia conciencia, que yo les llamo "tecnología chamánica para la salud y la libertad".

 

Ahora, vamos a cambiar el enfoque desde el chamán como persona individual, hasta la experiencia chamánica como una posibilidad para todos. Mientras que el chamán es una persona específica, con una función específica en el momento mágico de los rituales y ceremonias, la experiencia chamánica es vivida y compartida por todos los individuos involucrados en el evento. En este sentido, la experiencia chamánica es a la vez individual y colectiva y por lo tanto está abierta a todos los miembros del grupo, siempre y cuando sigan los procedimientos adecuados.

 

El objetivo de la experiencia chamánica es llevar a los participantes de nuevo a la unidad perdida con la fuerza indescriptible que anima y sostiene todo en el universo. Los polos opuestos: lo sagrado y lo mundano, el espíritu y la materia, el yo y "lo que hay ahí fuera" todo se vuelve uno durante la experiencia chamánica. Nuestros dos lados internos, tonal y el nagual, se unen nuevamente y experimentamos la unidad de nuestra naturaleza dual. La meta de la experiencia chamánica; que es la la recuperación de la unidad o los dos lados tonal-nagual, es la promesa secreta escondida en el símbolo tolteca de Quetzalcoatl; la serpiente emplumada.

 

La serpiente representa lo que se arrastra, el tonal, el mundo material. El águila representa lo que vuela, el nagual, el Espíritu. Pero a diferencia del símbolo azteca donde el águila está devorando a la serpiente [1], en el símbolo tolteca, el águila no mata a la serpiente, sino que se convierten en uno: la serpiente emplumada, la unidad de espíritu y materia, el equilibrio entre tonal y nagual.

 

La experiencia chamánica es importante para nosotros, los miembros de las sociedades urbanas modernas, no por el hecho de que podría ser emocionante o divertido convertirse en un chamán. La experiencia chamánica es mortalmente importante porque debido a que nuestra falta de los medios adecuados para re-conectarnos con el Espíritu, es la causa principal del continuo proceso de auto-destrucción, el que constantemente nos sumergimos, tanto individual como colectivamente.

 

Necesitamos prácticas chamánicas que resulten apropiadas para nuestro tiempo y nuestra sociedad actual. No se trata de imitar ciégamente los rituales y procedimientos de los pueblos indígenas o vestirse como ellos. El chamanismo y la tradición son una serie de prácticas y técnicas para manipular la percepción y desarrollar la conciencia. Sin embargo, la expresión específica de estas tecnologías debe estar siempre de acuerdo con las características específicas de las personas que los van a utilizar. Esto significa que mientras que las prácticas chamánicas de los pueblos indígenas deben estar relacionadas con las características de su modo de vida como campesinos que viven en estrecho contacto con la naturaleza, nuestras propias prácticas chamánicas deberían estar relacionadas con el tipo de mundo y la vida que tenemos en las ciudades modernas.

 

Nuestro esfuerzo en la AVP, "La Nueva Toltequidad," ha sido el desarrollo de métodos y procedimientos para la gente del mundo moderno; para que puedan hacer por sí mismos el "salto chamánico" al otro lado de sí mismos y al otro lado de la realidad . La razón de este viaje a través de la experiencia chamánica es porque no puede haber salud sin estar completos. Sólo mediante la recuperación y la integración de las experiencias que corresponden a nuestra naturaleza de seres dobles, podríamos llegar a lo que constituye nuestro derecho natural: el poder, la salud y la libertad. Debido a esto, mi trabajo de todos estos años ha sido tratar de crear un puente entre las experiencias chamánicas mantienen se mantienen vivas entre los pueblos indígenas y la experiencia de nuestras sociedades modernas.

 

Estoy convencido de que la gran enfermedad de nuestro tiempo es la falta de experiencias en las que podamos recordar y revivir nuestra conciencia oculta, el otro yo, y la conexión sagrada que tenemos con todo lo que nos rodea.

 

[1] El símbolo azteca se puede ver en el escudo de la bandera mexicana: un águila devorando una serpiente sobre el nopal de las tunas coloradas. Los Aztecas representan 200 años de la historia del México prehispánico, que comienzan en 1325, cuando fundaron su capital de México-Tenochtitlan, hasta 1521, cuando los españoles comenzaron la destrucción de su mundo.

 

______________________________________________________________________

 

"Los Toltecas Sobrevivientes"


por Víctor Sánchez

 


Hoy en día, la palabra Tolteca se ha vuelto muy significativa para mucha gente de culturas no-indígenas que viven el las ciudades más importantes en los Estados Unidos y muchos otros países. Podemos encontrar libros, artículos, conferencias, seminarios, talleres, música y muchas otras cosas relacionadas con la palabra Tolteca. ¿Pero quienes fueron en realidad los Toltecas?. ¿Es posible contestar semejante pregunta?

Yo pienso que nadie puede decir la última palabra sobre los Toltecas, pero desde mi propia experiencia, puedo dar mi testimonio respecto a la existencia de los Toltecas Supervivientes en el mundo Indígena Mexicano, en este preciso momento. 

Un poco de Historia. 

Empecemos desde el principio. Para los Etnólogos e Historiadores, los Toltecas fueron los pueblos indígenas precolombinos que vivieron en México central principalmente del siglo 8 al siglo 12 . Su ciudad capital fue Tula en el Estado Mexicano de Hidalgo. Después del siglo 12, los Toltecas abandonaron Tula; los códices y registros del siglo 16 hablan respecto a una diáspora Tolteca, supuestamente relacionada con la partida de su líder, Quetzalcoatl. Uno de los relatos más interesantes, contenidos en los códices es aquel que habla de la partida de Quetzalcoatl quien después de abandonar Tula se dirigió a una cueva debajo del cerro de Chapultepec (en lo que es la actual ciudad de México) en esa cueva, Quetzalcoatl entró en otra dimensión (Mictlan, Nahual o Omeyocan) y desapareció por siempre (aquí se debe incluir una nota de pie de pagina que diga: ver "Historia del Nombre y fundacion de la Ciudad de Mexico", por Gutierre Tibon, editado por el Fondo de Cultura Economica). De cualquier manera, lo que es claro, es que los Toltecas se dispersaron a lo largo y ancho del México antiguo influenciando con su conocimiento a muchas otras culturas indígenas, tales como los Mayas. Eso es Historia.

El hecho es: Los Toltecas están considerados como los grandes civilizadores del pasado, no solo actualmente sino que ya en el siglo 16 los Aztecas acostumbraban llamar "Tolteca" al hombre de conocimiento, en recuerdo de la gran sabiduría de los Antiguos Toltecas, y consideraban a la Toltequidad como el más alto nivel de conocimiento que un ser humano puede alcanzar. 

Para la gente común, los Toltecas fueron algún tipo de indios sabios que desaparecieron varios siglos atrás. Dado que los Toltecas se fueron hace tanto tiempo, cualquiera puede asegurar lo que sea acerca de ellos ... sin embargo, los Toltecas no están aquí para hablar por si mismos, o al menos eso es lo que parece...

¿Todavía están aquí? 

Tal vez a causa de que los indígenas Toltecas no tienen voz en los tópicos relacionados al conocimiento indígena Tolteca es que existe tanta controversia entre los maestros no-indígenas del conocimiento Tolteca. Pero hay un punto que casi nadie esta tomando en cuenta: hay comunidades indígenas en el México moderno, preservando y manteniendo vivas las prácticas de la antigua Toltequidad. Esto es lo que he descubierto, y ese es el cuerpo de prácticas en el que me encuentro envuelto, es de esa tradición de donde yo he tomado las claves para convertir en una propuesta práctica y balanceada los contenidos de mi trabajo, algunos de los cuales se inspiraron también en partes de los libros de Carlos Castaneda (Ver Las Enseñanzas de Don Carlos, Aplicaciones Practicas de la Obra de Carlos Castaneda" , por Víctor Sánchez, publicado por Bear and Company en EEUU y por Editorial Lectorum en México). La forma y las técnicas que yo he desarrollado inspirado en los escritos de Castaneda no tienen como objetivo alcanzar las metas ultraterrenas expresadas en sus últimos libros, sino aquellas que son congruentes con la Toltequidad que he aprendido entre los indígenas Toltecas supervivientes en las montañas mexicanas donde ellos viven .

Yo he escrito el testimonio de mi experiencia entre los Toltecas supervivientes en mi libro "Toltecas del Nuevo Milenio" (publicado por Bear and Company en EEUU y por Editorial Lectorum en México). En ese libro he incluido muchas referencias, fotografías, testigos oficiales, etc. con la finalidad de permitirle a la gente saber que aquello de lo que estoy hablando esta realmente sucediendo en el mismo mundo en el que ellos viven, por que yo pienso que es importante para los lectores, estar seguros de que lo que ellos están leyendo, es real, especialmente cuando estos lectores están buscando algo para aplicar en su propia vida en el mundo de todos los días. No es mi interés criticar a nadie, pero este es mi punto de vista y simplemente quiero ser claro acerca de esto.

Información adicional acerca de los Toltecas supervivientes.

 

  • Los comunidades indígenas a quienes me refiero en mis libros como herederos de la antigua Toltequidad se llaman a si mismos Wirrarika, muchos de ellos hablan únicamente la lengua Wirrarika pero algunos hablan Español también. Aun cuando ellos son mas de 50,000 no todos los miembros de la comunidad comparten la misma cantidad de conocimiento relacionado con su tradición espiritual.

 

  • Entre los Wirrarika hay grupos especiales de practicantes llamados Jicareros, quienes son los guardianes de las antiguas prácticas espirituales, ellos experimentan niveles de experiencia en el mundo de la percepción que otros miembros de la comunidad, que no participan como Jicareros, no podrían ni siquiera imaginar.

 

  • La palabra "Tradición" no significa para los Wirrarika un cuerpo de creencias, sino un cuerpo de prácticas eficientes orientadas a que el practicante alcance los más altos niveles de conciencia y percepción.

 

  • Entre los Toltecas supervivientes, la figura del maestro, tal como la concebimos en las sociedades occidentales e inclusive en algunas sociedades oriente, no existe. Ellos están acostumbrados a aprender directamente del Gran Espíritu. El hombre de conocimiento, el chaman es un mero vehículo que empuja al practicante a buscar al Espíritu en los lugares sagrados. No hay libros, no hay enseñanzas formales y no hay maestros humanos. Hay solo un conjunto de acciones específicas que constituyen en si mismas una forma de tocar la puerta del Espíritu, si el Espíritu abre la puerta, el aprendizaje empieza. No puedes simplemente escuchar acerca de Uzi (que es la palabra Wirrarika para nombrar al gran Espíritu), debes verlo y escucharlo por ti mismo, sin intermediarios. Esa es la forma del Tolteca.

 

  • Los Toltecas supervivientes son indígenas que están envueltos en su propio mundo y que no parecen estar interesados en el mundo no-indígena, como no sea para protegerse de él. Ellos no están interesados en enseñarnos o en vendernos nada, ellos están solo interesados en sobrevivir y mantener viva su tradición porque esa es su forma de asumir su propio rol como campos de energía, como verdaderos hijos e hijas del sol, con la misma naturaleza que el padre sol y con el mismo amor que nuestra gran madre la tierra.

 

  • Si tuvieramos que poner en palabras el mensaje de estos Toltecas sobrevivientes, estas palabras serían:

     

  • ¡Somos hijos del Sol y nuestra naturaleza es brillar!

 

_______________________________________________________

 

Contrabando Espiritual


Por Víctor Sánchez


En el abigarrado medio del crecimiento espiritual de nuestros tiempos, existe un nuevo fenómeno que se ha convirtiendo en tendencia: el contrabando de técnicas espirituales.


He estado observando esta tendencia desde el comienzo de los primeros años (a principios de los 80) cuando formé por primera vez los grupos de desarrollo personal y espiritual,  en un campo nuevo,  donde se integran la antropología, la psicología, la espiritualidad y la poesía, con esa área indefinida a la que a veces llamamos “magia”. Inicialmente decidí llamar a este nueva forma de crecimiento personal "La Otra Brujería" y posteriormente (a mediados de los 80) decidí  cambiarle el nombre a "El Arte de Vivir a Propósito".

 

Después de todo es estos años de dar conferencias, escribir libros e impartir talleres en muchos países del mundo, puedo entender como algo natural, el impulso espontáneo de querer compartir con otros las experiencias que han tocado nuestra alma y que han resultado valiosas y de gran alcance para nuestra transformación y crecimiento . Tiene sentido; el que recibe, debe compartir con otros, no tanto lo que ha aprendido, sino aquello en lo que se ha convertido a través del trabajo de crecimiento que ha hecho. Esto es necesario para verdaderamente integrar ese nuevo conocimiento en el paisaje de la propia vida.

 

Por ello querer compartir lo que hemos vivido en nuestro propio aprendizaje es una reacción natural e incluso una necesidad del corazón. Esto es consistente con la condición esencial de la energía, cuya naturaleza es fluir. La energía necesita seguir fluyendo. Siempre.

 

Sin embargo, a menudo esto se usa como pretexto para justificar otra necesidad  -impulsada por un ego dominado por la importancia personal- de querer sacar provecho en el menor tiempo posible, a través de intentar copiar sin permiso, lo que otros han creado a través de largos años de trabajo, servicio e incluso sacrificio.

 

Este es el caso de quienes uno o dos breves visitas a las comunidades indígenas, volver a su mundo de la ciudad, supuestamente transformados en chamanes, videntes, maestros o incluso sacerdotes prácticas que ni siquiera comprendieron y que en realidad pertenece a otra cultura.

 

También es el caso de aquellos que después de participar en uno o dos talleres, proceder a -sin notificar  ni pedir permiso al creador de la metodología- presentar imitaciones baratas de lo que experimentaron una o dos veces, como participantes, como si el programa fuera su propia creación. Con frecuencia, estos contrabandistas de técnicas, se inventan maestros espirituales que supuestamente les enseñaron lo que en realidad robaron después de participar en este tipo de entrenamientos.

 

Bueno... lamentablemente esto sucede con mucha frecuencia y por supuesto que se da en muchas formas y niveles, desde casos relativamente “inocentes” hasta casos de cinismo y descaro propios de delincuentes disfrazados de líderes espirituales. En este contexto cabria preguntarnos ¿cuál es la línea que separa un noble deseo de compartir algo bueno que se ha vivido y la cruda apropiación de la investigación y trabajo creativo de otros con la intención burda de obtener fama y fortuna? La verdad es que esa línea es a veces borrosa e incluso de mueve, por lo que a veces es muy difícil determinar quién es tan totalmente limpio y honesto como para sentirse con derecho a tirar la primera piedra.

 

Como punto de referencia, uno de los signos más característicos de la falsificación es la falta de reconocimiento al creador original. Aquellos que aprenden algo valioso y  de buena fe quieren compartir esa experiencia con otros, además de pedir permiso y llegar a acuerdos con el creador original y no tienen problema con en reconocerle públicamente, ya que mantienen un fuerte sentido de gratitud hacia aquellos de quienes aprendieron. Aquellos que son auténticos, tienen la gratitud y el reconocimiento –por así decirlo- a flor de piel, porque en sus corazones, llevan el amor a la conexión sagrada que los puso en un camino, o que contribuyó al camino venían construyendo de tiempo atrás.


Los farsantes por el contrario, hacen todo lo posible para ocultar las fuentes y los nombres de aquellos de los que robaron lo que están tratando de predicar. Si alguien les pregunta directamente sobre el origen de sus “enseñanzas” típicamente dirán que han aprendido de numerosos maestros "de todo el mundo" o que han recibido sus conocimientos de un maestro espiritual -convenientemente muerto para entonces- que los eligió como los herederos únicos de su conocimiento sagrado. Los farsantes a menudo tienen una compulsión por títulos que ellos mismos se otorgan y que en su pobreza intelectual, creen que dan la impresión de gran importancia. Se hacen llamar chamanes, sacerdotes, iniciados y hasta marakames, para beneficiarse no sólo en dinero sino en la admiración de sus audiencias poco exigentes que su ego arrogante anhela como la sustancia que les ayuda a creer, por un momento, que lo que están tratando de representar es real.

 

Personalmente, creo que nunca podrán tener éxito en engañarse totalmente a sí mismos, porque en lo más profundo ... en algún rincón de su alma, al que siempre tratan de no llegar, ellos saben lo que hicieron y se condenan a sí mismos a jamás poder decir toda la verdad de lo que hacen. De esta manera se condenan también al aislamiento de su verdadero yo.

 

Sí, podrán ganar dinero porque hay demasiadas personas que quieren creer ciegamente en personas que se representan a sí mismos como personajes mágicos salidos de las páginas de un libro fantástico, en lugar de hacer el esfuerzo de realizar una búsqueda espiritual más exigente. Sin embargo lo que es falso no resiste la exposición a la luz y por lo tanto, algo de oscuridad siempre habrá de perseguirles.

______________________________________________

 

 

MITOS Y VERDADES ACERCA DEL CALENDARIO MAYA

(Comentario de Víctor Sánchez sobre el evento de Diciembre de 2012 en Real de Catorce, SLP. México.)

 

Debido a que al ciclo de 5125 años de la Cuenta Larga del Calendario Maya-Tolteca llega a su fin este diciembre próximo, muchas personas están profetizando ya sea el fin del mundo o el inicio de una nueva era de iluminación espiritual para la humanidad. Por mi parte yo pienso que no será ni lo uno ni lo otro.

 

Lo que se conoce popularmente como "calendario maya" es en realidad el calendario mesoamericano y debido a que los toltecas representan la más importante matriz cultural de Mesoamérica, el calendario Maya es de hecho también el Calendario Tolteca. En realidad este calendario no es un solo calendario sino una combinación de tres: el calendario sagrado (llamado Tsolkin entre los mayas y Tonalpohualli entre los grupos de habla Nahuatl, como los aztecas y los meshicas), el calendario solar y la cuenta larga. Sin embargo, las películas de Hollywood, los libros de la llamada nueva era y la cauda interminable de rumores han promovido la idea de que los mayas profetizaron el fin del mundo para Diciembre de 2012. Esas ideas no tienen sentido, porque el entendimiento del tiempo de los Toltecas y los Mayas no tenia como pretensión predecir el futuro. Con sus calendarios ellos querían contar el tiempo, entender su propia historia y desde un punto de vista filosófico, reflexionar acerca del lugar y la responsabilidad que les correspondía dentro de la interminable linea del tiempo.

 

En cualquier caso, el final y reinicio de un calendario tan largo no es un asunto trivial. Sucede solo cada 52 siglos y solo un par de generaciones en la historia de la humanidad tienen la oportunidad de estar presentes durante un momento tan especial. Por lo que hace al significado la comprensión del tiempo alcanzada por los Toltecas y los Mayas tiene mucho que enseñarnos en esta era en que el tiempo parece consistir en ese espacio cotidiano en el que todo parece reducirse a: compra-ahora-mismo-tanto-como-puedas-y-eso-es-todo.

 

Cuando empece a escuchar historias acerca de las supuestas "profecías mayas" del que el mundo se acabaría en diciembre de 2012, mi primera reacción fue de incredulidad: como llegamos al punto de inventar que los mayas eran profetas de desastres?. Mi segunda reacción fue la de querer enmbarcarme en una contra-campaña en contra de esas historias basadas en la ficción que generaban una falsa representación de la cultura mesoamericana Por contraste, lo que yo quería era difundir la comprensión de que el auténtico conocimiento de las antiguas culturas indígenas de México, es bello, poderoso e inspirador tal como es, si necesidad de pretender "embellecerlo" mezclándolo con fantasías. Fue entonces que pensé que -por el otro lado- si tiene sentido celebrar el año nuevo después de un ciclo de tan solo 365 días, quizá podría tener mucho mas sentido celebrar el cierre de un ciclo de tiempo de mas de 5000 años. Para ser exactos, un ciclo de 1,872,000 días. Desde luego soy consciente de que en nuestro mundo moderno no vivimos utilizando el Calendario Maya y que no contemplamos el tiempo desde una perspectiva tan larga como ellos hacían... pero quizá deberíamos hacerlo. Si lo hiciéramos, quizá podríamos entender mejor la evolución humana y la responsabilidad personal desde una perspectiva mas amplia y mas profunda que -por ejemplo- contribuyera mejor a la causa de nuestra sobrevivencia como especie.

 

Es debido a esta reflexión que decidí organizar este evento especial que nace con un un doble propósito:

 

1. Celebrar el fin del Baktun 13 (la cuenta larga tiene 13 Baktunes, que son periodos de 144,000 días, cada uno) y…

2. Promover la comprensión de los verdaderos tesoros que el conocimiento Tolteca y Maya acerca del tiempo y el espíritu, tiene en reserva para nosotros.

 

Fue en este contexto en el tuve la visión de una Celebración del Nuevo Ciclo del Calendario Maya-Tolteca. Pero, ¿cómo deberíamos celebrar un ciclo así de largo y extraordinario? Bueno-pensé- una celebración es asunto de alegría ... pero ¿cómo podía estar allí la alegría, si no entendiéramos aquello que estamos celebrando? Entonces tuve la imagen de que la celebración debería incluir tanto alegría y como aprendizaje y comprensión de aquello que celebramos. Al mismo tiempo, este tipo de comprensión requiere algo más que palabras e ideas. Requiere del tipo de aprendizaje que solo se consigue a través de la experiencia y que más que a nuestra mente, toca a nuestro corazón. Y así es como, finalmente, llegué a esta idea de celebrar disfrutando el aprender -a través de la experiencia- sobre la mágica herencia que nos dejaron Mayas y Toltecas.

 

Espero que no faltes.

 

VS

 

para información detallada acerca de este evento, has click en

http://toltecas.com/r14_desc.php

 

_________________________________________________________

O